Jueces en programas de competencia de cocina tienden a ser realeza culinaria. Sin embargo, rara vez son realeza real.

Cuando la Princesa Salote Mafile'o Pilolevu Tuita del Reino de Tonga apareció en el escenario durante el final de temporada de Revolución alimentaria de las islas del Pacífico varios de los concursantes parecían a punto de desmayarse.

pero participantes en PIFR no se llaman "concursantes". En cambio, el presentador Robert Oliver se refiere a los competidores, provenientes de las islas del Pacífico de Fiji, Vanuatu, Samoa y el Reino de Tonga, como "guerreros de la comida". Al igual que el programa, esun título que parece alegre pero que esconde un propósito que es mortalmente serio.

Las islas del Pacífico, que se extienden desde Nueva Zelanda hasta Hawái, comprenden decenas de países con decenas de culturas. Pero la mayoría comparte el mismo problema. Las enfermedades no transmisibles, como las cardiopatías, la diabetes y la hipertensión, han azotado al PacíficoIsleños durante décadas. De las 10 naciones con las tasas de obesidad más altas de la Tierra, ocho son las islas del Pacífico.

Robert Oliver y Salote Mafileʻo Pilolevu Tuita, la princesa real de Tonga, rumian un plato. Faanati Mamea / Cortesía de Pacific Island Food Revolution

El culpable, dice Wame Valentine, gerente de comunicaciones de PIFR , es una dependencia en todo el Pacífico de los alimentos procesados ​​importados, ricos en calorías, nutricionalmente ligeros. Más insidiosamente, dice, la globalización y la larga historia de colonización en el Pacífico han desarraigado las dietas tradicionales de la región. La carne en conserva británica y estadounidenselos refrescos llenan los estantes y los platos del Pacífico. Los alimentos tradicionales, desde la piña fresca hasta los mariscos, simplemente no son tan atractivos ni están tan bien comercializados como McDonald's, lamenta Valentine.

Las consecuencias han sido desastrosas. Sobre Zoom, Valentine, que nació en la pequeña isla fiyiana de Taveuni, está visiblemente angustiado al relatar cómo tres fiyianos al día se someten a una amputación debido a que la diabetes les daña las extremidades. “Por un país de800.000, eso es realmente asombroso ”, dice.

Teniendo en cuenta que las enfermedades no transmisibles como la diabetes representan el 70 por ciento de las muertes en el Pacífico, podría parecer un problema demasiado serio para ser resuelto con reality shows. Pero el presentador Oliver insiste en que hacer que la alimentación local y saludable sea interesante para las personas de todo el mundoel Pacífico es mucho más fácil a través de la televisión convincente que las advertencias de los médicos o los regaños gubernamentales.

Los equipos de la temporada dos de Vanuatu posan con Votausi Mackenzie-Reur y Oliver. Faanati Mamea / Cortesía de Pacific Island Food Revolution

Oliver, chef y autor de libros de cocina, creció en Fiji. Pasó dos décadas como chef en Nueva York y publicó un libro de gran éxito. Me'a Kai: La comida y los sabores del Pacífico Sur en 2010. Poco después, fue invitado a actuar como juez en un programa de televisión de cocina australiana. En una visita posterior a Fiji, notó una moda local por el programa MasterChef . "Lo competitivo es lo que atrae a la gente", recuerda haberse dado cuenta.

Al mismo tiempo, los gobiernos de la región del Pacífico declararon que la epidemia de enfermedades no transmisibles era una crisis. De modo que a Oliver se le ocurrió una idea para un concurso culinario centrado en los habitantes de las islas del Pacífico. "En sus términos, [con] su comida, sus líderes, su gente, su cultura ", dice Oliver.

cuando PIFR debutó en 2019, fue el primer reality show de televisión con sede en las islas del Pacífico dirigido a las audiencias de las islas del Pacífico. Una gran parte de la financiación del programa provino de los departamentos de Asuntos Exteriores de Australia y Nueva Zelanda. “Lo apoyan porque, pragmáticamente,la crisis de las ENT acabará en sus costas si no la afrontan desde el principio ”, dice Oliver.

El programa en sí, con dos temporadas completas y una tercera retrasada por las restricciones de COVID-19, es simple. Doce dúos de chefs expertos compiten en sus países de origen por la oportunidad de enfrentarse a otros campeones nacionales en las finales. Con coanfitriones localesque van desde la olímpica de Tonga Pita Taufatofua y la experta en comida indígena de Vanuatu, Votausi Mackenzie-Reur, el programa, explica Valentine, tiene como objetivo ser educativo e inspirador, además de entretenido.

El equipo fiyiano ganador de la segunda temporada creó esta "Pacifica mille feuille". Faanati Mamea / Cortesía de Pacific Island Food Revolution

pero espectadores esperando Cocina del infierno y picado -Los derrumbes de nivel y los fuegos artificiales se sentirán decepcionados. El espectáculo hace que incluso los gentiles Gran espectáculo de repostería británica parece una pelea en jaula de la WWE. "Es muy pacífico, en el sentido de que la maldad no está ahí", dice Valentine. "Es divertido de ver. Verías a los tonganos cocinando un plato, y se darían cuentalos concursantes de Samoa necesitan un coco. Y les tirarían un coco ”.

El objetivo del programa de televisión, dice, es promover alimentos locales como el coco y la mandioca en lugar de los fideos instantáneos y el arroz blanco. Pero el cambio en la región es un camino cuesta arriba. Siglos de colonialismo han estrangulado el aprecio de muchas personas por sualimentos tradicionales, lo que lleva a un mantra de "'no somos lo suficientemente buenos'", dice Valentine. "Y eso es increíblemente desafortunado, es increíblemente triste que la gente piense de esa manera".

Pero mientras se anima a los concursantes a utilizar las verduras y frutas familiares de sus abuelos, el mensaje del programa no se trata de un regreso al pasado. "No estamos promocionando los hornos de tierra", dice Valentine secamente, refiriéndose al método de cocción tradicional.. En cambio, la atención se centra en la frescura, lo que significa que los concursantes tienen el desafío de utilizar ingredientes locales para preparar de todo, desde almuerzos escolares hasta comidas basadas en carbohidratos nativos, como el taro, en lugar de arroz blanco importado. Los ganadores de la primera temporada, Knox Taleo yLeo Vusilai, cocinó su camino hacia la victoria con platos como Sweetheart taro con atún con cúrcuma y ensalada de choko chayote y punta de calabaza. El dúo ganó un viaje a Hong Kong y un juego de perlas de Fiji.

La tercera temporada de filmación se suspendió debido a la epidemia de COVID-19. Cortesía de Pacific Island Food Revolution

Tanto Valentine como Oliver se enorgullecen al relacionar los números de audiencia y participación. Las estaciones de televisión de Oceanía transmiten el programa, que llega a 5 millones de habitantes de las islas del Pacífico a la semana. Una encuesta de espectadores habituales, dice Oliver, hizo que el 66 por ciento de los encuestados de Vanuatu respondieranque habían cambiado sus dietas debido a PIFR , con Fiji y Samoa pisándoles los talones. Y aunque el programa se limita a cuatro países, no es por falta de interés. "Tenemos una audiencia increíble en Papúa Nueva Guinea, y recibimos correos electrónicos todas las semanas que dicen: 'Por favor, ven aquí '”, se ríe Oliver.

Pero Valentine se apresura a agregar PIFR es más que su programa de televisión hábilmente producido. Los eventos de cada episodio se traducen a los idiomas locales y se transmiten en estaciones de radio en todo el Pacífico, llegando a las comunidades rurales. El sitio web del programa ofrece planes de lecciones y recetas para las escuelas. Y muchos concursantes han continuadoconvertirse en cocineros profesionales o defensores de la comida, con gran éxito. "Es un cambio de mentalidad", dice Oliver. "La gente dice que lo que veían como comida de pueblo y ordinaria ahora es comida sexy y grande en la televisión".

Krystelle y Pio de Fiji ganaron la segunda temporada de Revolución alimentaria de las islas del Pacífico. Faanati Mamea / Cortesía de Pacific Island Food Revolution

Valentine señala que la promoción de alimentos locales también tiene otros efectos. Al disminuir la cantidad de alimentos importados, se destina más dinero a los agricultores locales. Los turistas también claman por comida local, algo que generalmente no estaba disponible. Hasta hace poco, señala, los restaurantesen la capital de Fiyi eran generalmente chinos o indios. Durante años, no había un lugar donde "pudieras entrar y pedir un buen plato de rourou con pescado y un poco de crema de coco y batatas. ”Rourou son hojas de taro, guisadas y condimentadas al estilo de Fiji.

Eso está cambiando, con nuevos restaurantes de Fiji apareciendo todo el tiempo. El impulso para un movimiento de comida local se está construyendo, dice Valentine. Sin embargo, reconoce que cambiar el comportamiento cultural es un proceso gradual, y que podría requerir más dedos temporadas de reality shows. Pero todavía está animado por lo que ha logrado el programa. "El hecho de que estemos usando los medios de comunicación y los usamos de manera innovadora, de una manera entretenida", dice rapsodias. "Que estamos usando el humor del Pacífico y,lo más importante, estamos usando gente del Pacífico. Estamos mostrando caras negras y marrones en las pantallas, promoviendo la comida del Pacífico y la cultura del Pacífico a la manera del Pacífico ".

Gastro Obscura cubre las comidas y bebidas más maravillosas del mundo.
Regístrese para recibir nuestro correo electrónico, entregado dos veces por semana .