Cuando el Schmidt Ocean Institute's buque de investigación Falkor se dirigió recientemente al Golfo de California, transportaba una tripulación típicamente de amplio espectro. Un equipo internacional multidisciplinario de científicos planeó estudiar el ambiente de aguas profundas de una depresión conocida como Cuenca de Pescadero, con profundidades de más de 12,000 pies.Respiraderos hidrotermales únicos de la cuenca a los que accede el equipo mediante el ROV submarino Subastiano —forman elaboradas agujas de calcita y arrojan un líquido transparente, a diferencia de los conductos de ventilación del "fumador negro" que se encuentran en el Atlántico y en otros lugares.

La vida prospera en este ambiente extremo. Los investigadores documentaron gusanos azules iridiscentes, anémonas devoradoras de minerales y especies que pueden ser nuevas para la ciencia. Con Subastiano con la ayuda, el equipo también recolectó rocas y otras muestras que pueden ser fundamentales para comprender más sobre las placas tectónicas que se muelen debajo de la superficie de nuestro planeta. Y el artista en el mar de la expedición lo observó todo con atención. Ale de la Puente .

Un gusano de escala azul iridiscente, moviéndose a través de una alfombra bacteriana a una profundidad de aproximadamente 12,000 pies, fotografiado por ROV Subastiano . Schmidt Ocean Institute

Tener un artista conceptual a bordo de un barco de investigación puede parecer sorprendente, pero de la Puente ha estado colaborando con científicos durante más de una década. Proyectos anteriores han llevado el Ciudad de México nativo del CERN, en Suiza y a Rusia es “ ciudad estrella ”centro de formación de cosmonautas.

Atlas oscuro habló con de la Puente sobre lo reciente Falkor expedición, hacer bailar el tiempo y lo que científicos y artistas tienen en común.

¿Cuál fue su papel a bordo? Falkor ?

El papel del artista, para algunas personas, puede ser un espectador. En un barco, nadie es un espectador. Quiero ver todo y comprender no solo la investigación, sino ¿cómo trabajan juntos para que esto suceda?Había cosas que eran muy sencillas pero que me llamaban la atención. Me encantaba, por ejemplo, cuando no hay nadie en la sala de control, solo los pilotos tomando Subastiano hacia abajo [al lecho marino]. Sí, sé que hay 40 minutos en los que solo verás el mar, pero de repente ves algún tipo de forma por un momento, y los pilotos dicen “¡Biología!”.palabra más inclusiva. Es "biología". No es un animal o una planta, solo biología.

estuve allí desde Subastiano bajando a Subastiano subiendo, ni siquiera iría a comer, alguien me traería algo. Sentí que me iba a perder algo importante. A lo largo de la historia, tenemos todos los descubrimientos y tenemos los datos, pero noa menudo tienen documentación de la experiencia.

ROV Subastiano lanzamiento temprano en la mañana desde Falkor popa. Mónika Naranjo-Shepherd / Schmidt Ocean Institute

¿Qué le llamó la atención sobre la ubicación en el Golfo de California?

Lo llaman Golfo de California, pero no puedo dejar de llamarlo Mar de Cortés [risas]. Creo que “golfo” define algo a través de los bordes de la tierra. Mar de Cortés está definiendo el agua, el mar mismo.No necesita que se definan los bordes. Se llama el acuario del mundo, y es un mar muy tranquilo, un mar hermoso para navegar. Una de las noches que fue la más hermosa, la más tranquila, el mar estaba comoun espejo. Y fue la primera vez que vi a Venus realmente en el horizonte, y enrojecerse, y vi el reflejo de Venus en el mar. Nunca pensé que vería eso. Está tan lejos, pero teníamoslas condiciones para verlo. Y creo que, para poder hacer los descubrimientos que hicieron en Falkor , tienes que tener las condiciones en ti mismo para verlos. Es algo que tenían todos los científicos, paciencia para mantener la calma y ser claro.

¿Cuál fue el momento más memorable de la expedición para ti?

La primera piedra que encontramos. Tuvimos muchas emociones. La primera es como el primer beso [risas]. Subastiano agarró una roca, y luego, cuando salió, es una roca de dos millones de años y es la primera vez que toca el aire. Los científicos comienzan a tocarla, porque ese es el diálogo para los geólogos, cómo se siente, para escuchar con sus manos la historia de la roca. Pero era como si la estuvieran cuidando, como si acabara de nacer. La llevamos al laboratorio y todos estaban tocando la roca y sintiéndola. [Yoobservó cómo cada uno de nosotros] se relacionaba con esa cosa que no está viva, pero es una especie de biopsia de la Tierra, de la historia de las grietas y la forma del planeta, sus arrugas y respiraderos.

Artista en el mar Ale de la Puente observa mientras otros miembros del equipo examinan muestras de rocas recuperadas del Golfo de California. Mónika Naranjo-Shepherd / Schmidt Ocean Institute

Te has puesto en algunos entornos extremos en el pasado, incluido un vuelo parabólico ingrávido desde Star City en Rusia. ¿Cómo fue esa experiencia?

mi colega Nahum e invité a otros artistas a participar, a explorar el concepto de gravedad desde el punto de vista del artista. Para ello, teníamos que conocer el concepto de gravedad, cómo funciona y cómo lo definimos hoy. Le pedimos a los físicosuna clase de física de la gravedad para artistas. Estábamos tratando de entender qué significa y cuáles son las preguntas sobre la gravedad hoy en día; íbamos a explorarla en gravedad cero.

Mi experimento fue con el tiempo. La idea del tiempo cambia con la gravedad. Medimos el tiempo en la Tierra, al principio, antes de los relojes digitales, usando la gravedad. Puse un reloj de arena frente a una cámara para una toma fija. Cuando el el reloj de arena estaba en gravedad cero , el tiempo dejó de fluir de un lado a otro, pero no se detuvo. Bailó y se arremolinaba maravillosamente. El tiempo puede detenerse pero no se congela.

¿Qué te atrae de colaborar con científicos?

Me encanta su pasión. Creo que los artistas y los científicos son profesiones en las que no estás porque de repente la vida te pone ahí. Tienes que ser terco y tienes que tener una pasión y tienes que amarla, vivirla. Túbuscas algo que te sorprenda.

Un borrador preliminar de una pieza llamada Toca la roca por Ale de la Puente, inspirado en su residencia a bordo Falkor . Cortesía de Ale de la Puente

El primer trabajo que hice con un científico fue en realidad con un matemático y un lingüista. Estábamos en una cantina, tomando unas copas y hablando de matemáticas. Yo dije: “Quiero saber, cuál es la raíz cúbica de 'siempre."Tengo la intuición de que es menos-1, intentemos probarlo". El lingüista dijo: "Bien, ¿qué número le daría a 'siempre' y es lo mismo que 'nunca'?" Empezamos a hablar y hablary hablar. Me encantó. Eso es algo que me sigue atrayendo a trabajar con los científicos.

Compartimos la misma pregunta, la misma búsqueda, el mismo motivo, pero la parte científica responde como responde y luego el arte encuentra su respuesta, mostrando algo más.

Esta entrevista ha sido editada por motivos de extensión y claridad.