Loretta Shepard todavía era una adolescente cuando comenzó a usar un alias y a hablar con extraños en medio de la noche. Era 1953 y Shepard, que se hacía llamar Joyce, trabajaba hasta pasada la medianoche en un estudio no revelado, operando lo que era, para su época, el estado detecnología de última generación. “Nos dijeron que no diéramos información sobre nosotros mismos, así que tuvimos que trabajar con un nombre diferente”, recuerda Shepard, quien eligió usar su segundo nombre.saber dónde estabas en todo momento. Fue para nuestra propia protección ".

Sin embargo, “Joyce” no era una espía de la Guerra Fría. Formaba parte de un pequeño ejército de mujeres en el estado de Washington que trabajaban como DJ para multifonos, máquinas de discos telefónicas. Los dispositivos eran el Spotify de su época, proporcionando lo que algunos podríanConsiderada como la forma más temprana de transmisión comercial. Shepard, que trabajó en Tacoma, dice que en ocasiones también desempeñó el papel de terapeuta, especialmente con militares solitarios que llamaban tanto para escuchar otra voz humana como su canción favorita.

“Si no estábamos demasiado ocupados, hablábamos con ellos”, dice Shepard, quien todavía vive en el área de Tacoma. “Solo necesitaban a alguien con quien hablar. Solo les escuchábamos, ya sabes, [y] seamos amablesa quienquiera que estuviera en el otro extremo ".

La creación del inventor de Seattle Ken Shyvers, los multifonos entró en escena en 1939. En ese momento, las máquinas de discos solo reproducían 20 discos como máximo. Shyvers quería expandir la lista de reproducción, por lo que creó el Shyvers Multiphone: un mini-jukebox, con una estética Art Deco. Medía aproximadamente 50 centímetros de alto y, durante su apogeo de mediados de siglo, se podía encontrar en cualquier lugar, desde mostradores de restaurantes y bares hasta autocines.

Un trío de Shyvers Multiphones de la colección de John Bennett. Michelle Harris

La máquina tenía más de 170 canciones para elegir, a cada una se le asignaba un número diferente. Los clientes usarían su teléfono integrado para conectarse con la estación local de teléfonos múltiples, llena de discos y tocadiscos. Un DJ con una voz amigable estaría esperandoen el otro extremo para responder a la llamada y reproducir el registro solicitado. Las estaciones, ubicadas en Seattle, Tacoma, Bremerton y Spokane, estaban integradas en su totalidad por mujeres.

“Pondría su moneda de cinco centavos [en el teléfono múltiple] y escucharía a una anfitriona de la estación central preguntar a través del altavoz, '¿qué número, por favor?' Y diría, quiero el número 202, 'TontosComo yo. 'Y luego tomaban el disco del estante, lo colocaban en el tocadiscos asociado con la ubicación en la que se encontraba, lo reproducían y eso era todo ”, dice el historiador de Seattle John Bennett, autor del próximo libro La historia de los teléfonos múltiples de Shyvers . Bennett, que dirige Jukebox City, un negocio de tocadiscos antiguos en el barrio de Georgetown, es un coleccionista de teléfonos múltiples. Bennett, que se autoproclama acaparador de antigüedades, compró alrededor de 500 teléfonos múltiples en la década de 1980, que vendió en una tienda de antigüedades de su propiedad.en ese momento. En aquel entonces, los teléfonos múltiples solo se vendían por $ 100 cada uno; hoy en día, son mucho más raros y pueden costar más de $ 2,000.

Si bien Shyvers ciertamente mejoró la técnica, escuchar música en vivo por teléfono no fue nada nuevo. El primer sistema de transmisión en vivo, el theatrophone, se inventó en Francia en 1881. El teléfono de pared que funciona con monedas se instaló en hoteles, cafés,y clubes, entre otros lugares de París, y transmitían programas de ópera, teatro y noticias en vivo a intervalos de cinco minutos. Los sonidos se transmitían a través de cables que atravesaban el sistema de alcantarillado. La llamada música por cable se apagó a principios del siglo XX cuandolas máquinas de discos y la radio se generalizaron. Sin embargo, resurgieron a fines de la década de 1930.

“La calidad del sonido en las líneas telefónicas era mejor en ese momento y en 1940 los grandes fabricantes de máquinas de discos estaban pensando bastante bien, las máquinas de discos de fonógrafos son obsoletas, y si no me sumo a esta música por cable, entonces voy aBásicamente, todos se subieron a bordo e hicieron su versión ", dice Bennett." La diferencia con Shyvers fue que él inventó los multifonos, y los produjo y dirigió él mismo, por lo que era el propietario total de todo. Pero como era un tipo de poca monta, simplemente operaba en el noroeste ".

Shyvers Multiphones no solo trajo una selección de música más amplia a los establecimientos comerciales de Washington; también trajo empleo para muchas mujeres que respondieron solicitudes telefónicas en las estaciones. Como Shepard, muchas de ellas eran jóvenes. “En realidad, fue mi primer trabajo.Yo estaba en el último año de la escuela secundaria y trabajé allí durante un año ", dice Shepard. Ella agrega con indiferencia:" Era un trabajo. Tenía dinero en mi bolsillo ".

Dado que la mayoría de las solicitudes de música provenían de bares y restaurantes, el horario se atrasaba. Los viernes y sábados, el turno de Shepard generalmente terminaba a la 1 am "Mi esposo, que era mi novio en ese momento, venía a buscarme"dice. Aunque a las mujeres se les indicó que no mantuvieran conversaciones telefónicas con los clientes, la mayoría de las veces sucedió. Para mantener su identidad protegida, Shyvers les pidió que eligieran un nombre de micrófono y se aseguraron de mantener en secreto la ubicación de las estaciones. Aún así,esto no impidió que algunos admiradores masculinos, en su mayoría marineros con licencia en tierra, dejaran rosas y cajas de dulces fuera de la puerta del estudio. A veces incluso les proponían matrimonio a las mujeres por el Multiphone.

Loretta Shepard trabajó como DJ de Shyvers Multiphone a principios de la década de 1950. Cortesía de Loretta Shepard

En el apogeo de su popularidad, los teléfonos múltiples se podían encontrar en 120 ubicaciones en todo Washington. Luego, dice Bennett, otras compañías "sacaron estas máquinas de discos estéreo realmente geniales y Shyvers simplemente no podía competir con ellas". En 1959, los teléfonos múltipleseran obsoletos y Shyvers los sacó del mercado. La mayoría de las máquinas supervivientes están en colecciones privadas, aunque hay un teléfono múltiple en exhibición en Seattle's Museo de Conexiones , que muestra teléfonos antiguos y equipos relacionados.

"El Multiphone realmente fue una versión temprana de la transmisión de música", dice Peter Amstein, presidente de la organización sin fines de lucro Telecommunication History Group, que dirige el museo. Amstein planea eventualmente hacer que el Multiphone se encienda y reproduzca música nuevamente, como lo hizo ensu apogeo. "Es un artefacto realmente agradable para poder exhibirlo en el museo", dice. "Fue un invento bastante loco para su época".